Estoy durante el mes de Febrero en el Teatro Pavon-Kamikaze con la obra “OBLIVION o cisnes que se reflejan como elefantes”. Una obra que aborda las grandes dificultades a las que se enfrenta el artista para poder vivir de su trabajo, para poder llegar a la excelencia en un medio que no cuida lo artístico. Gracias  a Ricardo Campelo por contar conmigo, nunca había participado en una obra de estas características. Además de interpretar a nivel actoral,  estoy pudiendo tocar el piano ante el público gracias a este personaje y para mí es un lujo; algo que me asusta y a la vez me da una gran satisfacción.  Estoy disfrutando como una enana! 🙂